Con el tiempo aprendí…

Con el tiempo aprendí, que la vida no es una lucha por conseguir unos cuantos galones, ni tampoco una divertida obra de teatro, sino una continua y progresiva búsqueda de la verdad.

Con el tiempo aprendí, que no hay mayor satisfacción que lograr la autenticidad, así como ser consciente del poder de reflejar y guiar a otros. Una misma, intenta comprender el valor que reside en cada individuo, y asimismo observar, sin juzgar, las hazañas que el azar le propone.

Con el tiempo aprendí, que el éxito no reside en la inteligencia o astucia, ni en los estudios o carreras, ni siquiera en las medallas o ascensos, sino en la comprensión e integración del propio camino.

Con el tiempo aprendí, que el amor es la energía más deseada por la humanidad y sin embargo a la vez, la más destruida.

Con el tiempo aprendí, que con la distancia y el tiempo se puede olvidar a las personas, sin embargo jamás se olvida una mente, ni los sentimientos.

Con el tiempo aprendí, que una vida en soledad y plenitud es mejor que una vida llena de lujuria y derroches; y que soledad, no significa aislamiento, sino más bien la libertad de uno mismo.